PRO-ANIMAL

PROYECTO PRO-ANIMAL DE VICTORIA, A.C. ES UNA ASOCIACIÓN SIN FINES DE LUCRO, QUE TIENE COMO OBJETIVOS LA PROTECCIÓN A LOS ANIMALES, LA EDUCACIÓN DE LAS PERSONAS HACIA UNA CULTURA DE RESPETO AL MEDIO AMBIENTE Y EL CONTROL DE LA POBLACIÓN CANINA Y FELINA EN LAS CALLES DE NUESTRA CIUDAD COMO UNA FORMA DE AYUDA A LAS TAREAS DE SALUD PUBLICA.

ACTUALMENTE CONTAMOS CON UN ALBERGUE TEMPORAL PARA PERROS Y GATOS RECOGIDOS DE LA CALLE Y DEL ANTIRRÁBICO MUNICIPAL, LOS CUALES DESPUÉS DE VACUNARLOS Y CURARLOS, SI ES NECESARIO, SE OFRECEN A TRAVÉS DE UNA CAMPAÑA DE ADOPCION DE MASCOTAS. DESDE LA APERTURA DEL ALBERGUE EN JUNIO DE 2003, HEMOS DADO EN ADOPCIÓN A MAS DE 800 MASCOTAS, QUE YA TIENEN UN HOGAR EN DONDE SE LES PROPORCIONA LA ATENCIÓN Y CARIÑO NECESARIOS.

EL ALBERGUE ESTA EN 20 Y 21 DEMOCRACIA 425 TIENE ACTUALMENTE 50 MASCOTAS ENTRE PERROS Y GATOS.

HAY VARIAS MANERAS DE AYUDAR:
• SER VOLUNTARIO EN EL ALBERGUE PARA AYUDAR A BAÑAR, CORTAR PELO, LIMPIAR, DAR DE COMER O HACER OTRA DE LAS MUCHAS COSAS QUE HACEMOS TODOS LOS DIAS
• DONACIONES EN EFECTIVO O ESPECIE, QUE PUEDE SER CROQUETAS, PLATOS DE COMIDA PARA PERROS Y GATOS, CADENAS Y COLLARES, CASITAS, MATERIAL DE CONSTRUCCION, MATERIAL DE LIMPIEZA

QUE ES SER UN PROTECTOR DE ANIMALES??

Hoy en día la protección animal se ha convertido en un modismo. Mucha gente cree que es bueno decir que es “Protector de Animales”, pero ¿qué es exactamente ser un “Protector de Animales”?
Para empezar, me gustaría aclarar que proteger a los animales no es llamar a una ONG o llamar a un protector independiente cuando un animal está siendo mal tratado. Proteger animales tampoco es quedarse delante de la computadora repasando los pedidos de ayuda, ni sentirse en el derecho de exigir y cobrar que personas involucradas a la causa hagan lo que consideras correcto hacer. Estas son sólo formas de divulgar acciones y necesidades ligadas a la causa, y no la protección en su esencia.
Primeramente, es importante saber que protectores de animales son personas como tú, ellas trabajan, estudian, poseen familias, hijos, patio pequeño, viven en apartamentos en algunos casos, pero decidieron subirse las mangas y hacer la diferencia. Un día de esos escuché que “ser protector de animales es un apostolado”, y eso significa que te dediques la vida, el tiempo y el dinero a una causa que muy probablemente “nunca” te traerá ningún retorno material. Consiste también en cambiar sus hábitos alimentares (dejar de consumir carne), hábitos de diversión (rodeos, toradas, ferias de exposiciones, de explotación, de competición etc.), hábitos de consumo (ropas de origen animal como abrigos de piel), hábitos en general.
El “protector de animales” cambia su visión en relación con la vida, pasa a respetar toda forma de vida, pasa a luchar por la defensa de los derechos de los animales, por la castración, por la adopción, por leyes más rígidas y que los defiendan, por la concienciación de la población, en contra de la explotación animal en todas sus formas, en contra del comercio de animales, etc.
Nadie cambia estos hábitos fácilmente, ninguna persona a quien conozco despertó y dijo: a partir de hoy soy un protector de animales y voy a dejar de hacer todo lo que he hecho toda mi vida. La voluntad de ayudar nos impulsa a levantar e ir, con el tiempo creamos cada vez más la conciencia respecto a los asuntos relacionados a la causa, nuestros hábitos se van cambiando poco a poco y paulatinamente. Es una lucha personal en contra de nosotros mismos, y en algunos casos, en contra de nuestros familiares que no consiguen entender y aceptar ese cambio.
Ser un “protector de animales” es tener responsabilidad social de manera totalmente independiente de la caridad. Promover la concienciación en relación con el respeto a los animales es una de las banderas más importantes de la causa, hacer que las personas vean que el animal tiene una vida que necesita ser respetada, es una batalla constante. Los animales existen de la misma manera que nosotros, poseen sus individualidades y no están aquí para servirnos.
Los defensores de los animales deben ser felices con su bandera, deben enorgullecerse de lo que hacen. Si defender a los animales te trae algún tipo de angustia, tal vez sea el momento de repensar y cambiar de causa. Los animales necesitan a personas sensatas, que estén siempre empeñadas en aprender, que estén dispuestas a intentar cambiar el mundo, pero si consiguen cambiar sólo a la persona que está a su lado, ya han hecho mucho más de lo que el 99% de la población. Los animales no pueden defenderse, ellos sólo tienen a nosotros, seres humanos, para defenderlos, y exactamente por eso tenemos que mantenernos equilibrados para hacerlo, y hacerlo con placer, pasión y de manera optimista. Personas agresivas y descreídas no sólo en la causa de animales, sino en todas las causas, generalmente no consiguen alcanzar sus objetivos en la sociedad, pues no consiguen desarrollar su potencial necesario para valorizar la causa que defienden.
Ten siempre delante, y como referencia, a personas inseridas en la causa y que desarrollen un trabajo basado en la seriedad y, por encima de todo, idoneidad. Huye de los falsos protectores, personas que están inseridas en la causa intentando sacar algún provecho material o prestigio. Cree en ti y en tus objetivos, súbete las mangas y haz algo, no tengas proyectos alimentados sólo por la esperanza, establece objetivos y metas, haz de ti también la diferencia. Piensa en cuál es la mejor manera de ayudar a los animales, cuáles son sus puntos fuertes, si te gustaría trabajar con rescates, con adopción, con malos tratos, con educación, en contra de la explotación, etc. Cree en ti, y da tu mejor.
Abraza una causa, cualquier causa, pero hazlo con responsabilidad y de corazón abierto. Cambia tus conceptos, abandona los prejuicios y haz la diferencia.